Entradas etiquetadas como manifiesto

Cuando el modelo se derrumba – Manifiesto de trabajadores de la cultura y el conocimiento por otro modelo de gestión de los derechos de autor

Si apoyas el manifiesto y quieres firmarlo: Ladinamo

1. Los abajo firmantes trabajamos en el ámbito de la cultura desarrollando diferentes actividades. Algunos pertenecemos a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), otros a otras entidades de gestión de derechos de autor, otros a ninguna entidad. Todos compartimos preguntas similares y un medio común de trabajo: la producción de cultura y conocimiento.

2. El pasado viernes, día 1 de julio, asistimos al encarcelamiento para su interrogatorio del presidente de la Sociedad General de Autores y Editores y de otros seis miembros de su junta directiva. El domingo día 3, dicho presidente y otras dos personas de la junta salieron en libertad sin fianza acusados de graves cargos de corrupción.

3. Quienes firmamos este manifiesto creemos que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo y a que se respete la presunción de inocencia. Un derecho que, lamentablemente, la propia SGAE no ha respetado en el pasado llevando a cabo campañas de acusaciones públicas contra particulares, medios de comunicación, abogados, empresas, otras entidades de gestión de derechos de autor, asociaciones, colectivos e incluso una parte importante de la sociedad civil. Por ese motivo, los abajo firmantes no vamos a opinar sobre la culpabilidad o inocencia de ninguno de los imputados. Eso lo tienen que decidir los jueces. Sin embargo, la situación que afrontamos no nace de la nada. Al contrario, viene determinada por un modelo de organización de las entidades de gestión de derechos, de concepción de la propiedad intelectual y, en definitiva, de un modelo cultural al completo que hoy está definitivamente en crisis.

4. Los espacios para discutir los mecanismos para abordar esta crisis por parte de quienes trabajamos en las llamadas “industrias culturales” han sido prácticamente inexistentes. Las entidades de gestión que (como la SGAE) han construido un discurso sobre estas cuestiones lo han hecho en nombre de la totalidad de los autores, sin haber establecido mecanismos de participación y consulta de los mismos. Las administraciones públicas han permitido de forma sistemática que espacios que no estaban elegidos democráticamente se erigieran como representantes de un colectivo complejo, difuso y con una multitud de puntos de vista.

5. El discurso que se ha producido desde estos espacios (entidades de gestión, asociaciones profesionales y el propio Ministerio de Cultura) ha sido exclusivamente uno: la criminalización de gran parte de la sociedad, lo cual ha provocado una ruptura profunda entre dicha sociedad y quienes trabajamos en el ámbito de la cultura.

6. Quienes firmamos este manifiesto creemos que ninguna de esas medidas han detenido la transformación radical del modelo cultural que se viene produciendo desde hace tiempo, tan solo han contribuido a hacer más intensa la fractura social en relación a la cultura. No han resuelto ninguno de los problemas que supuestamente debían resolver y han generado problemas nuevos.

7. En estos momentos, todos los supuestos responsables de afrontar este cambio de paradigma están absolutamente deslegitimados ante la ciudadanía. Ni el Ministerio de Cultura, ni la clase política, ni las entidades de gestión, ni las asociaciones profesionales pueden seguir encargándose de la gestión de esta situación.

8. Quienes firmamos este manifiesto creemos que existe una responsabilidad directa por nuestra parte en este estado de cosas. Hemos mantenido un silencio que ha contribuido a legitimar como generales lo que no son sino opiniones particulares. Reconocemos también que no sabemos cuál es la solución. No sabemos dónde está la respuesta, pero queremos abordar la pregunta junto con la ciudadanía: ¿cómo queremos gestionar los derechos de autor?

9. Las prácticas con las que se ha criminalizado a la sociedad en los últimos años son prácticas que nosotros mismos llevamos a cabo (compartimos contenidos a través de redes P2P, copiamos y ayudamos a otros a copiar, accedemos a material descatalogado nunca distribuido en nuestro país, a obras fuera de nuestro alcance, etc.), que consideramos fundamentales no solo desde un punto de vista de acceso a la cultura, sino incluso para el desarrollo de nuestro propio trabajo. Sabemos también que con reconocer esa legitimidad en los usos no es suficiente. No resuelve el problema que afrontamos, que es un problema también de remuneración, de derechos sociales, de participación ciudadana, de apoyo público a la creación, de condiciones laborales y de concepción de todo un modelo económico y social, frente a un modelo de gestión de los derechos de autor, como el que defiende la SGAE, que privilegia a una oligarquía de estrellas mediáticas a costa de la gran masa de los trabajadores de la cultura y el conocimiento.

10. Mientras tanto, dejaremos que los jueces y abogados hagan su trabajo, pero no en silencio. Diciendo claramente que los hechos por los que van a ser juzgadas todas estas personas no son hechos aislados de un contexto, sino que, al contrario, nacen de él. Y que nuestra responsabilidad, más allá del trabajo de la ley, es transformar ese contexto.

Emplazamos a la apertura de un debate público profundo sobre la función y los modelos de gestión de los derechos de autor en nuestra sociedad. Las respuestas no son fáciles, tardarán en llegar. Pero nos comprometemos a explorar los caminos y experimentar las posibles soluciones. Eso es que lo siempre pensamos que era la cultura, el lugar en el que hacernos preguntas.

Anuncios

,

Deja un comentario

Copiad Malditos – aprovechemos el momento…

El documental “Copiad Malditos”, emitido en La 2 de RTVE, ha tenido el gran acierto de dar a conocer un tipo de licencias hasta el momento desconocidas (y en ocasiones incluso denostadas), por una gran mayoría de personas ajenas a la escena Copyleft. Además, este documental es una muy buena herramienta pedagógica sobre que es y que suponen las licencias Creative Commons

La ruta que plantea el director Stéphane M. Grueso, para licenciar su documental como Creative Commons dentro del sistema “normalizado” de TVE sirve como hilo argumental para ir conociendo diferentes planteamientos sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor, alguno de estos planteamientos  sin cabida anteriormente en un medio de comunicación masivo, como es la televisión.

Tras la emisión del documental han surgido numerosas reacciones a favor y en contra de lo que allí se plantea. Sin entrar en argumentos más o menos manidos, este debate es ya de por sí muy positivo, al colocar en boca de mucha gente la cuestiones referidas a la cultura libre y compartida, tanto a favor, como en contra. La cuestión es forzar al debate, visibilizar una posibilidad que hasta ahora era minoritaria, como es la de licenciar obras de manera diferente al conocido Copyright.

Es precisamente este tipo de acciones de difusión de las licencias Creative Commons y el concepto de cultura compartida lo que se demandaba en el Manifiesto de Copia Zurda: Aprovechar el momento. Utilicemos el contexto actual de cambio de relación entre artistas-creadores-público (como señalan por ejemplo los responsables de El Cosmonauta en el docu) para dar a conocer estas licencias y todas sus posibilidades.

Muy buen trabajo Stéphane! (aunque a algunos les pese…)

D.

, , , ,

Deja un comentario

Aprovechar el momento…

Derechos de autor, canon digital, Ley Sinde, descargas “ilegales vs. legales”, Anonymous… todos ellos trending topics actuales en lo referente a la gestión y manejo de obras culturales. Términos y conceptos que hace dos o tres años nunca hubiéramos pensado que tendrían  la repercusión mediática que ahora mismo obtienen, con aperturas en informativos, primeras planas en periódicos o centenares de miles de entradas en la red.

El debate está planteado. La suerte, muy probablemente, echada. El escenario de la batalla: creadores vs. público. Por alguna extraña razón que no alcanzamos a ver, nos obligan directamente al “conmigo o contra mí”, o pagas o delinques, o acatas o todo el entramado “cultural” se nos viene abajo. Toda la dinámica anterior se tambalea, los pilares que sostenían (ahora se ve que con poca fuerza) el movimiento cultural o se renuevan o caen. Al menos, eso es lo que se nos machaca repetidamente desde los púlpitos y atriles del poder.

Se produce la paradoja nunca antes vista de que se castiga e insulta a los que, en teoría, te dan de comer. Es una decisión dificil también por parte de los defensores de los derechos de autor, que tampoco pueden tensar la cuerda con su público tanto como para romperla y que entonces no tengan ni siquiera a quien dirigirse, porque no haya nadie al otro lado…

Pero sin embargo, algo que esta pasando tremenda, y en mi opinión, insultantemente desapercibido en este escenario es la posibilidad de pensar en otras vías, en otras formas de hacer, gestionar y distribuir las obras culturales.

¿pero como es posible que con todo lo que se está hablando ahora mismo sobre derechos de autor, internet, descargas… no esté sobre el tablero de juego la cuestión de las licencias libres, la gestión bajo Creative Commons y el movimiento copyleft????? El único ejemplo que hemos tenido encima de la mesa, fue el más que recomendable artículo de Armando Fernández-Savater, La cena del miedo, que si tuvo gran repercusión.

No puedo explicarme como no es ahora, con todo el entramado ya montado y las sensibilidades preparadas, como todos los que creemos en esta forma de entender las relaciones con el público no estamos en primera línea. Nunca antes lo tuvimos tan fácil para iniciar un proceso de hacer ver que es lo que esto supone para artistas y gestores culturales. Es claro que uno de los problemas existentes principales es el desconocimiento de lo que significan estas siglas.

Porque en ese debate manido y sin vistas de arreglo entre defensores y no de los derechos de autor, se deja a un lado (parece que conscientemente) a esa cantidad enorme de grupos, bandas, artistas individuales, escritores… que lo quieren, simple y llanamente, es dar a conocer su obra y poder sacar beneficio de ella, pero por canales diferentes. Y muchas veces es el propio desconocimiento de esta posibilidad lo que hace que no se utilice como debería.

Si la cantidad de blogs y webs que se dedican a este tema es enorme, y con una búsqueda simple podemos encontrar miles de referencias sobre el tema ¿por qué sigue siendo tan desconocidas (y en ocasiones denostadas) las obras licenciadas con Creative Commons??? Es algo que debemos preguntarnos e intentar reconducirlo los que ya estamos sensibilizados, y hasta abducidos, con este tema.

Por eso ahora, lo que nos toca, es aprovechar el momento. Para evitar que los miedos indigesten en las cenas.

Spread the word. Creative Commons.

D.

, , , , , , ,

1 comentario

A %d blogueros les gusta esto: